OXIC tecnología

OXiC es un proceso mediante el cual se aplica electroquímicamente un recubrimiento cerámico a la superficie de la llanta, lo cual la convierte en sumamente dura y resistente al desgaste. El proceso OXiC logra una estética de gama alta, un acabado negro mate que también garantiza el máximo nivel de rendimiento de frenado, al tiempo que reduce al mínimo el desgaste de la llanta.

OXIC: EL PROCESO

La capa cerámica se logra de modo similar a un anodizado: la llanta se sumerge en una solución electrolítica a la vez que se aplica tensión eléctrica entre la llanta como uno de los electrodos y la cubeta como el otro. La diferencia decisiva entre el anodizado y OXiC radica en los millones de descargas de plasma que tienen lugar entre el electrolito y la llanta, al aplicar una elevada temperatura y presión en la capa de óxido que se desarrolla. Por ello, la capa de óxido que se desarrolla se funde, fluye y se solidifica de nuevo. Durante este proceso, la estructura amorfa (no alineada) del óxido se convierte en cristalina (alineada). Por eso OXiC es tan duro y resistente al desgaste.

Llanta de aluminio antes del proceso OXiC
Microarcos de descarga durante el proceso
Llanta de aluminio después del proceso OXiC

OXIC: LAS VENTAJAS

  • Rendimiento de frenado extremo y uniforme en todo tipo de condiciones.
  • La superficie de llanta OXiC es tan dura que la llanta no sufrirá desgaste durante la vida útil normal de una rueda. La única parte que se desgasta es la pastilla de freno.
  • Puesto que la capa cerámica se aplica durante un proceso de recubrimiento de conversión, el recubrimiento OXiC es capaz de deformarse con la llanta, lo cual mantiene sus propiedades superiores incluso sometido a cargas mecánicas elevadas (los recubrimientos cerámicos convencionales tienden a agrietarse al exponerlos a tensiones mecánicas).
  • El proceso de recubrimiento OXiC no utiliza compuestos orgánicos volátiles ni metales pesados, lo que lo convierte en una tecnología ecológica.
  • Llantas negras que se mantienen negras: dado que OXiC no contiene ni tintas ni colorantes, es totalmente estable a los UV y no se atenúa ni pierde color con el sol.

OXIC: LA ESTRUCTURA

Gracias al modo en que se forma OXiC, ofrece una mejor adhesión al aluminio que los recubrimientos tradicionales (por ejemplo, el anodizado). También rinde mejor en extremos afilados y geometrías complicadas, asegurándose de que las llantas estén protegidas en todo momento.

OXIC – la comparación

Las llantas convencionales usan superficies de freno de aluminio. La comparación de los diferentes materiales muestra de manera impresionante la dureza superior del revestimiento OXiC. Y en este contexto la dureza es igual a la resistencia al desgaste.

OXiC te asegura diversión al montar en bici, independientemente de las condiciones.